jueves, 22 de diciembre de 2022

Nuevas herramientas para el manejo de la depresión.

 

Se acerca la Navidad, una época donde, según nuestras tradiciones religiosas, culturales y sociales, cambiamos nuestra rutina del día a día, y, a partir de realización de distintas actividades, donde prima la reunión con familiares y amigos, tendemos a mostrarnos más alegres y felices.

Mas esto no es lo habitual en toda la población. Tanto así que, si bien no está descrita como una patología en particular y algunos lo definirían como un síndrome dentro del trastorno afectivo emocional, existe lo que se conoce como la depresión navideña (depresión blanca o azul). Una condición que comparte síntomas y signos de los trastornos depresivos, pero principalmente limitado a la época navideña. Existe ánimo bajo, fatiga, irritación, malestar, desinterés por llevar a cabo actividades, estrés, ansiedad y trastornos alimentarios y del sueño. Los posibles desencadenantes sería la sensación de añoranza y el recuerdo de seres queridos con una sensación de soledad, así como la presión y estrés por compromisos y el ritual de la tradición.

Al no ser considerada una enfermedad, sino expresión de un trastorno afectivo estacional, no merece un tratamiento farmacológico en particular, pero si la posibilidad de llevar a cabo psicoeducación a través de herramientas como la psicología clínica.

La depresión es una de las enfermedades mentales más frecuentes y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Representa la cuarta causa de discapacidad en el mundo, y su más preocupante consecuencia: el suicidio, llega a ser la primera causa de muerte no natural en muchos países del mundo. Además, a partir de la pandemia reciente los trastornos del ánimo han aumentado exponencialmente, la conocida “pandemia silente”, y los suicidios pueden haber aumentado, según reporte de algunos países como España, en un 250% de casos.

Aparte de la necesidad de una campaña de toma de consciencia y políticas de manejo por distintos estados, está claro que hoy más que nunca se requiere la implicación de investigadores y profesionales de la salud para buscar las mejores herramientas terapéuticas, además de preventivas y promocionales de salud.

Es así como en los últimos años han surgido una serie de investigaciones en nuevos campos terapéuticos, tanto farmacológicos como no farmacológicos que son de interés repasar. 

En un reciente artículo, publicado el pasado 16 de diciembre en la revista científica Lancet: “Novel and emerging treatments for major depression”, los autores británicos, Steven Marwaha y colaboradores, exponen los diferentes tratamientos biológicos sobre distintas dianas de intervención en los últimos 10 años, así como las novedades en el campo. Dentro de las opciones farmacológicas se plantea la opción de moduladores del NMDA, como la ketamina y el dextrometorfano; agentes antiinflamatorios como la minociclina y la glucosamina; drogas psicodélicas como la psilocibina y el ayahuasca, este último conocido en nuestra región y con un estudio que avala evidencia en el caso de depresión resistente a otros fármacos a partir de un efecto agonista sobre receptores serotoninérgicos del subtipo 2ª; y otras opciones no farmacológicas novedosas como la estimulación magnética transcraneal repetitiva, la estimulación transcraneal por corriente directa y la fotobiomodulación. Ésta última un recurso novedoso que consiste en la exposición de luz por vía no transretinal, a frecuencia cercana a la infraroja que puede ser absorbida a través del epicráneo por unas estructuras reconocidas como “cromoporos mitocondriales”, y que mostraría tanto en modelos animales como humanos, en espera de mayores estudios, una actividad biológica que mejoraría los síntomas depresivos.

Quienes tengan interés en repasar a mayor detalle la comentada revisión, les alcanzamos el siguiente enlace: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36535295/

Como siempre en J&B Lab SAC nos esforzamos por darles a ustedes la más moderna y cualificada oferta de equipación de laboratorios y productos para el trabajo diario siendo representante de empresas internacionales reconocidas. En este link pueden observar desde nuestra página web, los productos que ofrecemos:

 

http://www.jblabsac.com/productos.htm

 

No olviden agregarnos a su cuenta de Facebook o Twitter desde la página principal de J&B Lab SAC, de esta manera estarán siempre al tanto de noticias mensuales sobre actualización en el campo científico y nuevos productos que pueden ser de su interés.

 

https://www.facebook.com/pages/JB-Lab-SAC/191650004317794?fref=ts

https://twitter.com/JB_Lab_SAC

sábado, 2 de abril de 2022

Manejo del microbioma intestinal para el tratamiento de enfermedades crónicas

                                                                                            Obtenido de: Freepik. www.freepik.com

Desde hace un tiempo venimos informando del progresivo interés en la investigación del microbio intestinal y su relación con distintas patologías como área de desarrollo para determinación de futuras herramientas diagnósticas y de manejo tanto preventivo como terapéutico en el área de la salud.

El área de las enfermedades crónicas sin cura en la actualidad, muchas de ellas neurológicas, es la que gana prioridad en su estudio en relación con el microbioma. En particular, en esta oportunidad nos detenemos en una enfermedad que desde hace muchos años se hipotetiza su origen en las bases de una transgresión inicial en el sistema digestivo intestinal con progresión ascendente hacia el sistema nervioso central, como es la enfermedad de Parkinson.

Recientemente, unos investigadores de la Universidad de Georgia, han llegado a elaborar genéticamente un probiótico capaz de sintetizar y liberar a nivel intestinal el precursor de la dopamina, tratamiento base para esta enfermedad, como es la L-DOPA. Esta nueva tecnología de la bioingienería microbiana permite que los pacientes sean capaces de sintetizar su propia dopamina a través de las bacterias que conforman la flora intestinal habitual de su organismo. 

Hoy en día existen distintas terapias farmacológicas para la enfermedad. En etapas iniciales, por lo habitual el tratamiento consiste en dar la L-DOPA precursora de dopamina en nuestro organismo a través de medicamentos que suelen darse vía oral en una primera etapa 3 veces al día y, según evolución de la enfermedad, progresión de más dosis en períodos más cortos del tiempo, debido a la no posibilidad de administración continua al sistema nervioso, acarreando importantes efectos secundarios tanto motores como no motores en los pacientes. Avances en el tratamiento terapéutico, permiten una vez llegado a cierta inefectividad o consecuencias negativas por los efectos secundarios, dentro de la progresión de la enfermedad, llevar a cabo otras medidas terapéuticas, como las bombas de infusión continua a través de sondas naso-yeyunales, así como otras técnicas, muchas de ellas igualmente invasivas, para palear síntomas secundarios, con los riesgos que estas implican, así como la necesidad de cumplir una serie de criterios restrictivos que impiden a todos poder tener acceso, por otro lado, a estas terapias alternativas en etapas avanzadas. De esta manera, el avance biomédico que tendría esta nueva opción permitiría establecer un medio más natural para una liberación continua y en adecuados niveles de precursor de dopamina en nuestro organismo, mediante control de la flora intestinal. Estas bacterias se darían al paciente a través de cápsulas en dosis de 1 o dos veces al día, y sus niveles de producción de controlarían con el alcance de prebióticos basados en azúcares específicos. 

Si bien los modelos de estudios son aún en animales, los efectos han sido bastante positivos, con buena tolerancia y efectiva no evolución de las disquinesias como efecto secundario de la liberación no continua de tratamiento base.

El desarrollo de esta nueva herramienta biotecnológica daría puerta para el manejo de otras patologías, en este caso neurológicas, como la enfermedad de Alzheimer o la depresión, según auguran los autores.

Para mayor interés en el estudio, si bien el artículo aún está por publicarse, a continuación, les alcanzamos el enlace a la conocida fuente de información científica Neuroscience News donde expresan mayor información acerca de tal: https://neurosciencenews.com/parkinsons-probiotic-20287/

 Como siempre en J&B Lab SAC nos esforzamos por darles a ustedes la más moderna y cualificada oferta de equipación de laboratorios y productos para el trabajo diario siendo representante de empresas internacionales reconocidas. En este link pueden observar desde nuestra página web, los productos que ofrecemos:

 

http://www.jblabsac.com/productos.htm

 

No olviden agregarnos a su cuenta de Facebook o Twitter desde la página principal de J&B Lab SAC, de esta manera estarán siempre al tanto de noticias mensuales sobre actualización en el campo científico y nuevos productos que pueden ser de su interés.

 

https://www.facebook.com/pages/JB-Lab-SAC/191650004317794?fref=ts

https://twitter.com/JB_Lab_SAC

 

domingo, 5 de diciembre de 2021

A propósito de la nueva variante Omicron COVID-19


¿Por qué siguen ocurriendo variantes del SARS-CoV-2?, ¿Debemos preocuparnos?, ¿El virus es “más inteligente” que otros y esta dispuesto a seguir generando daños en nosotros? Estas son alguna de las preguntas que nos hacemos a partir de la reciente encontrada variantes Omicron del SARS-CoV-2 en Sudáfrica.

Hoy en día se ha encontrado dicha variante en alrededor de 40 países alrededor del mundo y es posible que su número siga creciendo para volverse la variante predominante como hace unos meses lo fue la variante Delta.

Sin embargo, no es algo que en particular nos deba preocupar, más de lo que corresponde al adecuado control sanitario que ya se lleva a cabo según medidas habituales. Luego de un año, el mundo este mejor preparado con respecto a la COVID-19 (enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2) y tanto a nivel de investigación como médico se tiene los adecuados conocimientos para actuar frente a éste, al igual que muchos otros. De hecho, no es que el virus tenga “consciencia propia” y busque acabar con la población, como algunos quieren hacernos pensar, sino que al igual que cualquier otro virus, al ingresar al organismo empieza a multiplicarse dentro de una célula para buscar su supervivencia, y ello implica una serie de replicaciones continuas de sus genes, con las consiguientes mutaciones, como es habitual en estos casos. Muchas de dichas mutaciones son inútiles y por tanto no implican nada en particular, o como muchas variantes prestas a desaparecer, pero en oportunidades una mutación puede ser útil para favorecer una nueva expresión en mecanismos infectivos, y por tanto, permitir su supervivencia. Si nos ponemos a pensar, es lo que ocurre con la gripe, año tras año las tenemos según condiciones ambientales que favorecen su aparición periódica, y como sabemos las variantes más infectivas o que implican severidad, son las que son estudiadas para generación de vacunas que año tras año son puestas en poblaciones particulares en riesgo, en caso de contraer la enfermedad. De hecho, no nos evitan el poder ser infectados por otras variantes, menos severas de la gripe, y por ello, a pesar de estar vacunados, podemos pasar una gripe estacional.

Pues, en este caso ocurre lo mismo. Al inicio de la pandemia, nuestros organismos no habían tenido ninguna interacción con el virus, ya sea a nivel individual, como poblacional, y por tanto, a pesar que ya ocurrían variantes, no había interés en competencia, puesto que la replicación habitual y rápida dispersión por las poblaciones, cumplían con el objetivo de supervivencia del virus. Sin embargo, poco a poco, fuimos combatiendo mejor el virus. Fuimos presentando inmunidad activa tras pasar la enfermedad, o incluso generando anticuerpos contra éste a partir de las vacunas. Es allí, donde las variantes fueron tomando mayor interés, y quizá fue la Delta la primera que nos generó preocupación, por además su aparente mayor letalidad, luego evidenciada, por ejemplo, en población infantil, donde al inicio de la COVID-19 parecía ser inocua para los niños.

La variante Omicron actual, corresponde a una nueva mutación, en realidad varias mutaciones correspondientes a la expresión de proteínas “spike” o “espiga” que es la que conocemos utiliza el virus para ingresar a las células humanas e iniciar el proceso infectivo. Esta nueva variante del virus fue descubierta sobre finales de noviembre en Sudáfrica, país que para septiembre tenía una “R” de crecimiento epidémico de 1, y para la fecha actual es de alrededor de 2, correspondiendo a cientos de nuevos casos por día. Sin embargo, los primeros datos aparentan reportar que no sería más letal. Esta nueva variante de la proteína S podría estar burlando los anticuerpos generados por nuestro organismo al pasar la enfermedad COVID-19 en el pasado, o incluso del a misma vacuna, según primeras investigaciones, y por ello su facilidad de dispersión actual. No mediante, esto no significa que las respuestas inmunológicas conseguidas por la vacunación sean ineficientes, como por ejemplo la respuesta aprendida por células T y “natural killer” dentro del arsenal de defensa recientemente adiestrada en nuestros organismos.

Además, aún se necesita tiempo para que con el estudio epidemiológico en otras poblaciones del mundo se reconozca mejor su riesgo infectivo y patológico, el efecto de vacunación incluso con terceras dosis en algunos países ya, y por tanto, poder actuar rápido y en consecuencia contra ésta. Por dar un dato, la población en Sudáfrica afectada es principalmente joven, sin mayor letalidad que en todo caso episodios leves a moderados como los previos y con un cuarto de población completamente vacunada con dos dosis, con respecto a lo que puede ser poblaciones de otros países. Su expresión ya en países de Europa y América nos permitirán ir conociendo con el tiempo mejor su expresión, y por tanto, al igual que ocurrió con la variante Delta, poder actuar con consecuencia. Y así tendremos que ir actuando, en un futuro, para un virus, que como ya se ha referido previamente, ha aparecido para quedarse entre nosotros año tras año.   

Este es sin duda un dato que pone a relevancia la importante función de nuestros investigadores en el área de la virología y epidemiología.

Como siempre en J&B Lab SAC nos esforzamos por darles a ustedes la más moderna y cualificada oferta de equipación de laboratorios y productos para el trabajo diario siendo representante de empresas internacionales reconocidas. En este link pueden observar desde nuestra página web, los productos que ofrecemos:

http://www.jblabsac.com/productos.htm

No olviden agregarnos a su cuenta de Facebook o Twitter desde la página principal de J&B Lab SAC, de esta manera estarán siempre al tanto de noticias mensuales sobre actualización en el campo científico y nuevos productos que pueden ser de su interés.

https://www.facebook.com/pages/JB-Lab-SAC/191650004317794?fref=ts

https://twitter.com/JB_Lab_SAC